Independencia, de Javier Cercas

Nuevo libro de Cercas en los procelosos mundos de la novela negra. Ha dado forma a Melchor como policía que combina honestidad y ausencia de escrúpulos y está configurando una serie bastante interesante.

El argumento de Independencia es sencillo: un grupo de personas están chantajeando a la Alcaldesa de Barcelona con un vídeo de contenido sexual en el que participó en una orgía en su juventud. Un video que ella reconoce y que sin embargo puede hacerle perder la alcaldía en la medida en que se mezcla con las familias poderosas de Barcelona que siempre han controlado el poder y que no ven en la Alcaldesa a una de los suyos.

Melchor se tiene que venir desde Terra Alta a Barcelona para esclarecer la extorsión, que, a la postre entremezcla el cutrerío y la indecencia en la forma de grabarse y extorsionarse con el video con el papel de las familias catalanas pudientes que consideraban que el poder era cosa de ellos.

Esta es una novela de cierre de círculos. El materno, el del abogado que siempre ha estado ahí, el de Adell, la que siempre ha estado ahí expectante, el de su propia existencia como policía. Y es la novela de recuperar a compañeros que habían salido. Y es la novela de recuperación de Barcelona y su problemática actual.

Se echa de menos el juego con la literatura que estaba en la novela anterior. La literatura se resume en juegos con que el propio Melchor tiene conocimiento de la novela de Cercas.

Al igual que la novela no tiene la fuerza anterior y que le proporcionaba el doble hilo narrativo de su experiencia pasada en prisión y actual en la comisaría de la Terra Alta. Desde luego la trama política no llega a ese nivel de tensión narrativa. Posiblemente, se podría señalar que al libro le falta un poco de maduración. Es el riesgo del éxito de un personaje como Melchor, que incita a que la siguiente novela aparezca cuanto antes.

Pero el final de la novela impresiona. Por lo que cuenta y por lo que deja caer, por la resolución del crimen y el cierre de alguno de los círculos que he citado con anterioridad. Y es, en definitiva, con estos círculos cerrados, el momento de redefinir un personaje que puede resultar interesante desde la perspectiva que aparece en la última escena.

Por ello, es una novela que resulta muy adecuada para estos días de confinamiento perimetral autonómico y provincial que vamos a tener en las vacaciones de primavera. La fluidez narrativa de Cercas se mantiene presente a lo largo del libro y por ello, es un libro recomendado.