Las tres de la mañana, de Carofiglio

 

El antiguo fiscal Gianrico Carofiglio nos proporciona una nueva novela, muy diferente a las policiacas (que cuentan en el papel protagonista abogado Guido Guerrieri). Una novela distinta y hermosa y que tiene uno de sus puntos de inspiración en la frase de Scott Fitzgerald”en la verdadera noche oscura del alma son siempre las tres de la mañana”, que está en el libro The Crack-Up.

La trama es bien sencilla. Para curar la epilepsia idiopática que viene de la infancia de Antonio y que le ha alterado su vida de adolescente en sus aspectos más nimios, han de acudir a un médico especialista en Marsella. En el segundo viaje, la madre de Antonio no puede acompañarles y es un viaje entre padre e hijo. Una historia que, a partir de ese momento, es de la relación paterno-filial.

La literatura tiene el prototipo de estas relaciones en la obra de Kafka. Su nunca enviada “Carta al padre” empieza con una frase bien conocida a la par que tremenda: “Hace poco me preguntaste por qué digo que te tengo miedo. Como de costumbre, no supe darte una respuesta, en parte precisamente por el miedo que te tengo”. 

Aquí no nos encontramos una historia de miedos sino de desconocimiento. Un desconocimiento que en ese viaje se va reconduciendo. Un viaje que tiene también un punto iniciático en la vida de Antonio y de creación de una relación de adultos.

La historia es, como decía antes, hermosa. La excusa de la enfermedad sirve para enfrentarse a una relación en la que hay una distancia, entre otras cosas, por la separación de los padres de Antonio, una separación que se vio por el protagonista no sólo hacia su madre sino también hacia él. En todo caso, la gris Marsella de aquellos días y las experiencias que viven allí, playa, alcohol, jazz y riesgos incluidos, sirven como vehículo tardío para encontrarse; en el momento en que la amenaza de la enfermedad. 

Carofiglio

Gianrico Carofiglio (Bari, Italia, 1961) ha sido protagonista de la vida pública italiana en los entre 2007 y 2013. De formación jurídica, fue sucesivamente magistrado, fiscal y fiscal especializado en la lucha contra el crimen organizado. Fue senador por el Partito Democratico en 2008 y entró en la comisión parlamentaria antimafia. Hoy es un autor consagrado en Italia, sobre todo a través de la novela negra que tan bien ha cultivado.