La desfachatez y la falta de vergüenza del asunto Cifuentes. Cada día que pasa el asunto del no master de Cristina Cifuentes cumple nuevos elementos en una conjunción de desfachatez y falta de vergüenza por parte de los protagonistas principales del Partido Popular y de Ciudadanos y de la Universidad Rey Juan Carlos.

La URJC no anulará el título hasta que se declare el delito

No. El título de Cifuentes es nulo de pleno derecho. Lo ha obtenido sin cumplir los requisitos esenciales para su obtención, ya que ni fue a clase, ni hizo exámenes ni presentó el TFM ni lo defendió. El artículo 47 de la Ley 39/2015 configura este vicio como determinante de la nulidad del acto.

Y por ello, la URJC tiene que hacer algo muy sencillo: iniciar un procedimiento de revisión de oficio para la declaración de nulidad.

Por cierto, después de todo lo ocurrido ¿dónde está la Alta Inspección Educativa del Estado? No podemos olvidar que Cifuentes tiene un título oficial, con validez en todo el territorio nacional. Inspección que se debería extender a lo ocurrido en este Instituto de la URJC.

Y, hubiera estado bien que, además de Carlos Andradas, Rector de la UCM, hubiera habido más defensas de la Universidad pública, por parte de sus rectores. No sólo no hay dinero sino que con esto se quiere eliminar el prestigio de unas instituciones que han hecho más que ninguna otra para la cohesión social de este país y para el incremento de las oportunidades. Nada está haciendo más daño a la Universidad pública actos como éste.

Cifuentes renuncia al ejercicio de su título.

¿Qué es esto? Un título con apariencia de validez que se dice que no se va a utilizar? No, ella no puede hacer esto ya que el título está registrado y sigue desplegando sus efectos, los que sean. O se tiene título o no se tiene. 

La renuncia al ejercicio de un título no existe en este punto.

¿Renunciar un título que es legítimo? Lo que ha hecho Cifuentes es una declaración autoinculpatoria de que todos los defectos del mismo son ciertos. Ni más ni menos.

Cifuentes no dimite porque tiene el apoyo del Presidente de su partido

Con independencia de lo que puede suponer tener el apoyo de alguien que sale en los papeles de Bárcenas como perceptor de cantidades opacas a hacienda; Cifuentes no entiende nada de ética en el ejercicio de la acción pública. 

Rajoy no es aval de nada. Es un asunto que transciende a cualquier gobernante. Lo que ha ocurrido aquí es una ilegalidad y un incumplimiento de los requisitos mínimos para el ejercicio de un cargo público. Es éticamente inaceptable.

El punto de comparación lo tiene que encontrar en las dimisiones en Alemania o Hungría por copiar en la tesis doctoral, algo a todas luces equivalente a lo que ha ocurrido en este caso.

 Ciudadanos pide la dimisión de Cifuentes pero no apoya hasta ahora la moción de censura

Contradicción en sus propios términos. De entrada, porque incumple su propio pacto con el PP. De salida, porque supone que, de nuevo, la corrupción no es lo que parece sino lo que ellos definen que es. Es exactamente lo mismo que hicieron en el pacto con el Partido Popular para la investidura de Rajoy, en el que pusieron 6 condiciones, de las cuales 3 no dependían del PP y las otras 3 las maquillaron para que carecieran de efectos.

 El PP no toca a Cifuentes hasta que no dimita Toni Cantó de la candidatura a la presidencia de la Generalidad Valenciana por Ciudadanos

Tomadura de pelo en sentido máximo. Equipara una candidatura a la presidencia de una comunidad autónoma; un hecho futuro -que se presente- a uno presente -ocupar un cargo público-; abusar de su posición siendo un alto cargo para tener un título más o mentir en un curriculum cuando no se era nada. Que Cantó no deba de ser candidato es una cosa que, como hubiera dicho Pujol, hoy no toca. Lo único relevante es que la Comunidad de Madrid está de nuevo en el medio de un problema de corrupción importante.

Estas desfachateces, esta falta de vergüenza es una falta de respeto a la ciudadanía y un atentado manifiesto a lo que comporta el ejercicio del poder en un Estado democrático. Cuando se habla de la desafección a la política estamos encontrando las consecuencias de comportamientos que se mantienen en el tiempo a pesar de que son sencillamente insostenibles. Supone que se está perjudicando a los estudiantes de la URJC que acudieron a clase y cursaron sus estudios, que no son responsables de nada y sin embargo son dañados colaterales en la medida en que su título va a tener menor consideración social. Implica que la mentira forma parte del actuar político sin trascendencia. Fomenta que los cargos públicos se sientan por encima de la ley y cuestionan el propio ejercicio del cargo, ya que si fueron capaces de hacer esto qué no será por algo realmente relevante. Es, en definitiva, una indignidad. 

Y, por ello, porque la Comunidad de Madrid se merece un Gobierno decente, la moción de censura debe prosperar.