Nudismo y derecho en España

Nudismo y derecho en España

El nudismo es una forma de estar en las playas que va ganando adeptos y son cada vez más los lugares en los que se admite el nudismo, como se puede observar en el listado que acompaño de playas y otros lugares donde practicar el nudismo. Lejos están los tiempos de la Circular de 6 de julio de 1957 del Ministerio de Gobernación, que prohibía no sólo “cualquier manifestación de desnudismo e incorrección en el mismo aspecto que pugne con la honestidad y el buen gusto tradicionales de los españoles”, sino también el “uso de prendas de baño que resulten indecorosas, como las llamadas de dos piezas para las mujeres y slips para los hombres”.

La extensión del nudismo es una realidad que en la actualidad es difícil desconocer y que, sin embargo, siguen existiendo resoluciones en las que se exige la prueba de una realidad palmaria. En efecto, paralelamente a la aceptación social del nudismo en las playas y lugares de interior, se ven en los medios de comunicación algunas resoluciones judiciales que hacen referencia a problemas jurídicos que se suscitan en relación con las playas nudistas; sobre todo en los casos en los que se sanciona la práctica del nudismo en determinados municipios.

Ciertamente, es una cuestión compleja en la que se enfrentan el derecho a la libre expresión y el de las circunstancias en las que se puede prohibir y/o sancionar el nudismo. Las sentencias que se han podido leer en los últimos tiempos sobre esta cuestión afectan no sólo a playas sino también a la práctica del nudismo en las calles de las ciudades, como se analiza en esta reciente sentencia del Tribunal Supremo en relación con la prohibición del nudismo en las calles de Valladolid.

Circunstancias, en consecuencia, diferentes y que obligan a que las medidas adoptadas por las autoridades en el conflicto que se pudiera plantear entre la manifestación de la libertad de expresión que es el nudismo y el orden público hayan de estar sujetas a una adecuada ponderación, tal como señaló el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en su sentencia de 28 de octubre de 2014, dedicada precisamente a este conflicto en relación con la legislación penal del Reino Unido.

En este post me voy a fijar en los problemas que se plantean con las playas nudistas. Si desde 1995 no se puede catalogar como hecho delictivo, sin embargo hay que concretar cuando es infracción administrativa.  Tomaré como punto de referencia la sentencia de 11 de mayo de 2016 relativa a la prohibición que existe en la Ordenanza Municipal de Cádiz, que debiera ser objeto de revisión en este punto.

La sentencia no es especialmente favorable a las playas nudistas, ya que efectúa una serie de consideraciones muy formalistas que conducen a la desestimación del recurso; algo que por otra parte es usual en los recursos de casación.

No obstante, de la sentencia se extraen las siguientes consecuencias sobre esta cuestión:

  1. El nudismo en las playas no es ilegal; salvo que exista una norma concreta en la que así se determine. En opinión del Tribunal Supremo, una Ordenanza Municipal, como norma de convivencia, es disposición con rango suficiente para prohibir con carácter general el nudismo en las playas. El ejemplo de la Ordenanza de Cádiz es el mejor ejemplo de cómo se puede realizar una prohibición.
  2. Las medidas de restricción del nudismo deben estar amparadas en criterios de proporcionalidad, teniendo en cuenta todos los intereses en presencia, de nudistas y no nudistas. El libre desarrollo de la personalidad, recogido en el artículo 9 de la Constitución, debería servir como criterio inverso, esto es, como medida que obligara a los Ayuntamientos a establecer un espacio para este tipo de práctica. Resulta paradójico encontrarnos Municipios, como Fuengirola, en los que existe una playa para acudir con perros y no donde no existe otra para practicar el nudismo.
  3. De igual manera, siguiendo lo que señala la sentencia de Cádiz, dado que “para que pudiera aceptarse que la prohibición de estar desnudo en la playa supone desconocer la evolución de las costumbres, la parte debería haber acreditado mínimamente que existe una generalizada aceptación de la práctica del nudismo, es decir, que las costumbres han evolucionado en el sentido propuesto”; esto debería conducir a la aceptación de prácticas consuetudinarias de espacios en los que el nudismo ha sido tolerado y practicado en esa playa concreta.

Por si alguien quiere consultar las sentencias del Tribunal Supremo sobre esta cuestión:

 

Como complemento al post, aquí adjunto un listado de playas nudistas y de lugares nudistas de interior, con la referencia correspondiente para el acceso (si hubiera errores, no dejéis de indicarlo).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *